Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Por Andrés Contreras, creador de Cultura Cafe Racer

INICIOS

Todo esto empezó a finales de los años 90 cuando un familiar me regaló una motocicleta pequeña que tenía arrumada en el patio de su casa.
Una Yamaha GT 50 de 1974 en muy mal estado, aunque prendía y andaba bien.

15 años después me interese nuevamente en la moto y quise hacer algo con ella, investigué en internet y terminé conociendo la cultura cafe racer.

Para esa época yo tendría unos 13 años y a esa edad tener una motocicleta era como tener el mejor juguete entre todos tus amigos.
La usábamos para ver quién era capaz de darle la vuelta más rápida al parqueadero del conjunto residencial donde vivo. Sin protecciones, sin supervisión una total irresponsabilidad.

Andres Contreras de Cultura Cafe Racer
Foto de mi primera moto

Aquella moto quedó guardada en un garaje, pues al parecer querían robarla. 15 años después me interesé nuevamente en la moto y quise hacer algo con ella, investigué en internet y terminé conociendo la cultura cafe racer.

Junto con mi papá empecé a reformarla y 2 años después logré terminarla, hice una Brat style, grabé un video de todo el proceso, lo publiqué en internet y me di cuenta que a muchas personas como a mí, nos gustaba este tema de volver a traer a la vida aquellas motos abandonadas.

Una nueva etapa – Cultura Cafe Racer

Me dedico a hacer videos, soy el loco amigo que siempre tiene la cámara en la mano lista a grabar todo lo que sucede. Entonces quise ponerle un nombre a este proyecto de conversión de motocicletas, así que en un viaje que hice a Europa visite un taller llamado Cafe Racer Dreams en Madrid, España y me motive aún mas.

Fue ahí donde cree el nombre Cultura Cafe Racer, de inmediato abrí una cuenta de Facebook para registrar el nombre y ahí es donde empecé a poner todos mis proyectos. 

Andres Contreras en Cafe Racer Dreams España
Foto en Café Racer Dreams – Madrid, España

No me considero un taller de modificación de motos, tan solo se me convirtió en un hobby en el cual ocupo el tiempo libre, las motocicletas que he hecho han sido encargos de amigos que se han antojado de tener una moto con un estilo retro.

Al principio creí que podría ganar dinero haciendo esta actividad, pero luego me di cuenta que en este país todavía la gente no valora el arte y no están preparados para pagar lo que se merece un artista por su trabajo.

Cultura Cafe Racer finalmente se ha convertido en un canal de Youtube donde estoy publicando videos de mis proyectos personales.

taller cultura cafe racer colombia
Foto de “mi taller”

El sitio donde se desarrolla todo es un garaje que usa mi familia como bodegaje, allí llega todo lo que no queremos tener en casa pero es un espacio ideal para poder cortar, soldar y pintar.