Connect with us

Motos

Royal Enfield Classic 500 por ACE Custom Shop

Published

on

Como salida de una película post-apocalíptica, el Tractor, como bautizó esta moto Diego Sotomonte de ACE Custom Shop, es una moto que por donde se le mire tiene detalles encantadores.

Royal Enfield Classic 500 por ACE Custom Shop
Poco es lo que quedó de la original Classic 500 en “El Tractor”

El Tractor, que comenzó su vida como una Royal Enfield Classic 500, no tenía ni idea de lo que le iba a suceder en los primeros kilómetros de su vida. Siendo de las primeras en llegar a Colombia en el 2010, el dueño decidió que no era realmente lo que había esperado, así que contactó a ACE Custom Shop para modificarla.

Los primeros pasos del Tractor

En ese entonces, apenas empezando, fue la primera modificación de una moto de alto cilindraje que ACE Custom Shop realizaba en el taller. Iniciando con una pequeña moto, una 150 cc, había inspirado suficiente confianza en el trabajo como para que el cliente tomara la decisión de modificarla por completo.

Fue así como, un par de días después, Diego fue a recogerla y realizó el trayecto Bucaramanga – Bogotá. Un viaje de aproximadamente 450 km en donde la moto, lejos de ser amable, se dejó ver pesada, no tan fácil de maniobrar a altas velocidades y con una frenada terrible. Todo esto compensado con un buen espíritu que prometía mucho para trabajar.

Frente de la Royal Enfield Classic 500 modificada por ACE Custom Shop
Gráficos radicales en el tanque y un espirito guerrero.

El primer paso, como en casi toda modificación, fue desarmarla y quitar todo lo innecesario o sobredimensionado para poder ver la esencia de la moto.

Al preguntarle a Diego sobre porque decidió hacer una Scrambler, nos dijo que no lo recordaba bien, sin embargo si esta convencido de que fue la mejor decisión, nada más lejos del estilo original. Todo un reto.

Frente de la Royal Enfield Classic 500 modificada por ACE Custom Shop
Llantas de tacos y suspensiones largas para recorrer los caminos más agrestes,

El primer paso era conseguir una suspensión delantera, por suerte había una KTM 450 de enduro (retirada) dispuesta a donarla, un gesto de buena voluntad.

Lo segundo, una suspensión trasera que estuviera a la altura de la primera. Para esto se importaron unos amortiguadores Proggressive suspension (más largos que los originales) para compensar la altura de la suspensión de la KTM.

Fue necesario extender la tijera (basculante) para que este cambio pudiera ser posible. Luego, las ruedas: se necesitaban rines más anchos y livianos preferiblemente; por eso se pidieron a Murelli directamente ya que debían ser de 40 radios (cosas de motos retro y antiguas), un par de semanas después ya habían llegado y fueron instalarlos junto con unas llantas Michelin T63 off road para completar el look.

Potentes suspensiones progressive en la parte posterior de la moto.

Simetría y concepto general

Cambios profundos

Junto con estas modificaciones vino la construcción de un subchasis nuevo, la reubicaciòn de toda la parte eléctrica y el cambio del tanque de gasolina original por uno de XT 500 de aluminio; algo difícil de encontrar en buen estado y que tomó más trabajo de lo normal ya que esto implicaba reubicar la bomba de gasolina. Para lograrlo, a la bomba se le hizo un tanque auxiliar en acero inoxidable y problema solucionado (no es tan fácil como suena…).

También se hizo un asiento a medida. La primera versión de esta moto tenía un asiento en cuero soloseat acompañado por una “parrilla” hecha a mano en bambú y grabada con láser; luego, por cuestiones de funcionalidad fue reemplazado por un asiento para dos personas.

Materiales extremos en una moto extrema.

Para mejorar un poco el rendimiento se le instaló un Power Commander, se cambió el escape de fábrica y se modificó para dejarlo a la altura característica de una Scrambler.

También se instaló un filtro de aire de alto flujo K&N, recientemente estas mejoras fueron acompañadas por la porteada de la culata. La moto perdió alrededor de 30 kg en el proceso.

La experiencia en el Tractor

¿Cómo anda? es fácil de explicar: Manejar el Tractor es casi como ir montado en un taladro neumático, las Royal Enfield suelen ser algo toscas y vibran bastante debido a la carrera larga del pistón; pero se siente el torque del motor, capaz de remolcar un camión si se lo propusiera.

Gracias a la mejora en las suspensiones, ahora es capaz de tomar curvas (hasta arrastrar los posapies) sintiéndose estable y dando la confianza necesaria para intentar bajar más en cada una.

Su fuerte no es la velocidad, pero la que alcanza se siente suficiente y no titubea para entregar su par máximo en bajas revoluciones, haciéndola una excelente compañera en caminos agrestes.

Una moto para la ciudad con alma de aventurera, divertida y con un excelente look que se ve mejor con alguien manejándola.

Fue después de un accidente en su primera moto, (una Suzuki GS500) tirado en el piso y apenas recobrando el conocimiento, que para Camilo fue claro que su pasión por las motos era real. A la pregunta ¿Está bien? la respuesta fue - Tengo que comprar una Ducati - Ademas de correr en competencias locales de motovelocidad,  intentar el motocross y fracasar aplastantemente en el enduro; Camilo es un apasionado por la modificación de motos y el diseño. Esta pasión es con la que cada día y desde el primer día, alimenta al Custom Built Show.

La moto del día

Harley-Davidson Dyna 1340 “Cheetah” por Lucky Custom

Published

on

Harley-Davidson | Modelo: Dyna 1340 | Año: 1983

Dos extremos de la materia en uno, llevar una moto de estilo custom hacía el extremo de la velocidad y el estilo.
La custom muscle cruiser, “done the right way”

La Cheetah de Lucky Customs es una moto bastante audaz en su propuesta, porque además de la mezcla de estilos tan diferentes, piezas atemporales, elementos viejos junto con elementos modernos y de alta tecnología, una moto que además, aparentemente, es una de las primeras Harley Davidson turbo-cargadas de Argentina. Esta propuesta materializa un concepto que me gusta a mí, “motos cuyo funcionamiento está acorde a las expectativas que plantean estéticamente”.

Las olvidadas y no tan populares Salt Racers

Esta moto nos presenta un estilo que ya no es muy común, el de las Salt Racers, (micro-nota editorial 1, así es, las cafe racers no están solas) y que tiene sus raíces en las carreras de las salinas de bonneville en Utah en los Estados Unidos (micro-nota editorial 2, la iconica Triumph Bonneville reina de las café-racers recibe su nombre por este lugar) lugar donde el legendario Burt Munro un Neozelandés de 68 años que rompió el record de los 300 kilómetros por hora en una motocicleta Indian que construyó en su cobertizo en 1967. Estas precursoras de las superbikes y de las dragbikes proponían un estilo en el cual la moto era completamente despojada de todas sus partes para dejar un chasis con una posición extremadamente aerodinámica, con el mínimo de partes mecanicas para mantener el motor funcionando, un motor con el mayor desempeño posible (a veces hasta incluyendo dos motos trabajando en conjunto) para lograr una sola cosa la mayor velocidad en línea recta posible.


Cuando entramos en el pantanoso terreno del desempeño y los motores de alto rendimiento, tocamos algunos puntos dolorosos como por ejemplo considerar que: Para que el motor de una Harley Davidson produzca el caballaje que “debe” (sé que con este comentario no haré muchos amigos) producir un motor de esa capacidad, casi siempre debes realizar extensivas modificaciones o al menos se debe utilizar un kit que casi que duplica la cilindrada original.

 ♠  El as bajo la manga de la Cheetah

En términos de desempeño es donde la Cheetah tiene un verdadero as bajo la manga, Lucas Layum de Lucky Customs equipó un turbo-cargador proveniente de un Audi A3 a este motor 1450cc que fue modificado hasta a nivel estético donde hasta las aletas de refrigeración fueron reducidas. En este apartado de motor, la Cheetah tiene una mezcla de tecnologías muy interesante, usar un turbo en un motor carburado, donde se deben controlar de manera analógica el balance entre los incrementos de presión de aire generada en la turbina junto con el aumento de combustible necesario para mantener la mezcla dentro del motor equilibrada.

Una moto que juega en los extremos (Un breve despiece)

Lucky es un constructor que ya nos ha sorprendido con sus peculiares combinaciones de piezas, las que hacen de sus fabricaciones, verdaderas obras del Dr. Victor Frankenstein.
La moto cuenta con unas enormes ruedas de 23 pulgadas, que son extremadamente raras, estás además están montadas muy adecuadamente con llantas Avon (Siempre legendarias en las carreras de antaño).

Para el conjunto lumínico la moto tiene un farro bastante contraintuitivo, donde vemos un  faro en forma de gota con un vidrio que se ve bastante antiguo, al estilo Ford Coupe 1937.  La moto cuenta con un frente traído de una motocicleta antigua, que aún cuenta con el sistema de suspensión original de resortes, que se ven bastante rígidos, y que están acompañadas por un enorme freno de disco.


A final de cuentas clásica y básica

A pesar de la atrevida propuesta la Cheetah se mantiene clásica con una geometría básica, donde predomina una línea que atraviesa la moto de lado a lado, como una columna vertebral. La moto está pintada en un color plano, que acompaña las curvas del pequeño tanque de gasolina, al mejor estilo de una moto o un auto antiguo.  La silla, así como la sección de guardabarros fueron reducidos a su más mínima expresión. La posición de manejo es agresiva, con puntos de contacto minimalistas, pero de estilo moderno y sofisticado. El motor en V cuenta con refrigeración, pero esta se maneja con un pequeño radiador de aceite. Un trabajo muy limpio.

Nota Final

“Mundos estéticos, tecnológicos y funcionales contrarios, traídos de manera exitosa en una moto”

Para finalizar (la que ya se hace tradicional) mi nota editorial. La Cheetah es una propuesta potente, tiene muy claras sus intenciones y más importante que éso, logra muy bien cumplir con las expectativas que propone. “Es un ejercicio estético que cumple en lo práctico”. Esta moto mezcla exitosamente estilos que son un tanto contradictorios, además lo hace de una manera fluida y que casi que pasa desapercibida. Presenta una interpretación de un concepto un tanto olvidado (Las Salt-Racers), pero lo trae en una “presentación” que está a la altura de la modernidad. Mundos estéticos, tecnológicos y funcionales contrarios, traídos de manera exitosa en una moto.

Continue Reading

Motos

Keeway RKV 200 “Milla” por Milla 3

Published

on

Keeway | Modelo: Rkv 200 | Año: 2013

Modificaciones:

Carenado completo en fibra de vidrio. Modificar chasis. Tijera. Llanta trasera. Pasapies de lujo. Grifts. Colín personalizado milla 3 stop 3D. Tacometro. Disco flotante delantero. Modificación de motor. A 200 cc llantas. Dunlop. Click on de carreras. Luces. Delanteras. Encendido con botón. Tanque de gasolina hecho a medido. Encendido. A control remoto.

Continue Reading

Motos

BMW R1150R “Gladius”por Pasquale Motors

Published

on

BMW R1150R "Gladius" por Pasquale Motors

BMW | Modelo: R1150R | Año: 2004

Modificaciones:

  • Fabricación de Chasis y sub-chasis (Se uso una mezcla de Aluminio maquinado y estructura tubular)
  • Fabricación del tanque en aluminio
  • Modificacion Carenado del tanque (Salió de una honda CBR-1000 y se modificó el plástico y ademas de agregaron insertos de aluminio)
  • Fabricación de exosto en acero inoxidable con slip-on en Aluminio
  • Fabricación de posapies
  • Soporte de Motogadget.

 

BMW R1150R "Gladius"por Pasquale Motors

 

 

BMW R1150R "Gladius"por Pasquale Motors

 

 

 

BMW R1150R "Gladius"por Pasquale Motors

 

 

BMW R1150R "Gladius"por Pasquale Motors

 

 

BMW R1150R "Gladius"por Pasquale Motors

 

BMW R1150R "Gladius"por Pasquale Motors

 

 

BMW R1150R "Gladius"por Pasquale Motors

 

BMW R1150R "Gladius"por Pasquale Motors

 

 

BMW R1150R "Gladius"por Pasquale Motors

 

 

Continue Reading

Tendencia

Custom Built Show © 2020 | Todos los derechos reservados.