Síguenos en:

Custom Built Show 2020

Triumph Thunderbird “Missing Child” por Cegueto Customs

Publicado

en

Triumph | Modelo: Triumph Thunderbird 1953 | Año: 1953

Iniciemos con una aclaración “a mí me gustan mucho las choppers, además de que Triumph es una de mis marcas de motos favoritas”, dejando esto claro, podemos comenzar a hablar de esta Triumph Thunderbird de 1953 llamada Missing Child modificada por Víctor Cediel del taller colombiano Cegueto Customs.

Lo básico y esencial, la belleza de volver a las raíces

Algo que me gusta mucho de las motos viejas es su simplicidad y la sencillez de sus formas, siento que de cierta manera son motos que no pueden esconder nada y que dependen de la armonía de unas pocas piezas para funcionar estéticamente. Esta moto es un buen ejemplo de esa sencillez, con un chasis tubular totalmente expuesto, todo pintado de un mismo color y sin ningún tipo de suspensión en la parte trasera, casi como una bicicleta.

Cegueto

Aquí no hay un “detrás de bambalinas”, todo está ahí afuera, expuesto y debe funcionar.

La metáfora de la bicicleta continúa a lo largo de la moto, con unas llantas altas y delgadas, adelante una rueda 21” con un rodado delgado, mientras la rueda trasera, aunque utiliza una rueda 16” proveniente de una Harley Davidson está “enllantada” con una goma muy poco Harley, de perfil alto y en donde la banda de rodado es incluso más delgada que el hombro de la llanta. La moto tiene un solo-seat que provee toda la amortiguación en la parte trasera, además de dejar claro que esta es una moto para una sola persona.

Cegueto

Cegueto

Que los cables y tuberías te sirvan de decoración

En una moto así donde todo está tan a la vista cada parte es “parte” de la “decoración” y es allí donde toma importancia el trabajo manual que tiene Missing Child. A pesar de ser una moto básica que acude a la simplicidad de funcionamiento, es una moto llena de detalles hechos a mano, que hasta podría decirse que son muy del “Deco” (Art-Deco).

Cegueto

Con detalles como las tuberías de las líneas de aceite sobre los balancines, las que fueron estilizadas en una tubería de bronce con espirales que dan varias vueltas antes de entrar al motor,pasando por los escapes cromados llenos de curvas y volumetrías, terminando en unos silenciadores, que dan un aspecto casi florar, hasta llegar a detalles como el tren delantero donde nos encontramos con una amortiguación de tipo Springer que fue personalizada manualmente utilizando dos amortiguadores de Yamaha Rx-115 y que fue construida en tubería estructural y utilizando una quijada central.

La moto está cubierta de detalles de mucha atención: Los mandos, los posa-pies, el timón, la admisión guarda-barros, la patada de encendido e incluso el tanque old-school de forma “peanut-tank”, fueron todos hechos y pintados a mano desde cero, todos con formas muy orgánicas y con esa carga estética que de nuevo me trae una sensación muy del “Deco”.

Cegueto

Esa visual como de bicicleta antigua, delgada y simple, pero cargada de identidad

Esta moto ganadora en el Custom Built Show 2020 del premio de “la moto favorita del público Bikebound, tiene todo un conjunto de cosas, un “¿Je ne sais quoi?  que de verdad me gusta. Empezando por como rompe con ese cliché de la “Harley-Chopper” que es común cuando pensamos en las motos chopper por estas latitudes, ese que nos remonta al estilo de principios de siglo de Orange County ChoppersLo sé ya había utilizado esta referencia a este programa hablando de choppers. – con un simple pero lleno de estilo bicilíndrico paralelo.

Una moto con la belleza de una bicicleta delgada y alta, básica, casi que llena de huecos, pero a la vez cargada de caprichos que van siempre en búsqueda del estilo que llega hasta la campa anti-gremlin (Gremlin Bell) que lleva en el frente como un medallón.

Cegueto

PS: Próximamente, como lo mencioné artículos en anteriores y debido a que me lo han solicitado varios lectores, haremos un artículo sobre las motos choppers, donde hablaremos más ampliamente de diferentes conceptos relacionados a este estilo de motos.

Cegueto

Marck es un apasionado de los motores que desde muy joven se ha involucrado en toda clase de debacles sobre motos. Acumulando más de una década tras múltiples eventos y escribiendo sobre motocicletas. Su visión de la vida está basada en las altas velocidades y música estridente. Si tiene ruedas y un motor, probablemente tendrá algo que decir sobre el mismo y muy seguramente no pasará mucho tiempo sin sacarle chispas. “Solo se vive una vez, por qué no saltar en esa Sportster”

Custom Built Show 2020

Suzuki K-125 “Steampunk” por Barrios Custom Work

Publicado

en

Suzuki | Modelo: K-125 | Año: 1967

Modificaciones:

Construcción de chasis, carenado, single swinarm transmicion y frenado funcionado single front fork, restauración total del motor

 

Sigue leyendo

Custom Built Show 2020

Honda CM200T Twinstar “Lady Blue” por Santana Choppers

La historia de “Lady blue” inicia en 1981, cuando llegó importada desde Japón hasta la ciudad de Manizales, Colombia. Conocida por sus pistones paralelos gemelos, la Honda CM200T es una verdadera joya que en este caso Santana Choppers se encargo de darle una segunda vida.

Publicado

en

Metal, madera y estilo.

La historia de “Lady blue” inicia en 1981, cuando llegó importada desde Japón hasta la ciudad de Manizales, Colombia. Conocida por sus pistones paralelos gemelos, la Honda CM200T es una verdadera joya que en este caso Santana Choppers se encargo de darle una segunda vida.

Honda CM200T Twinstar

“Lady Blue” antes de su modificación

Oscar Grajales (Q.E.P.D), director y diseñador industrial de Santana Choppers se embarcó en la tarea de crear a “Lady Blue” haciendo de esta Honda CM200T algo muy especial. Para esto construyó piezas especializadas a mano desde cero, usando materiales poco usuales en una motocicleta con el objetivo de crear una pieza de arte sobre ruedas atemporal inspirada en las motocicletas custom y las street fighter clásicas, convirtiéndola en una linda Honda Cafe Racer y manteniendo una línea de diseño muy personal.

Para este proyecto se usaron accesorios genéricos de buena calidad y algunos detalles fueron sido concebidos por máquinas CNC y tornos en paralelo.

Un detalle muy llamativo de esta moto es el uso de la madera, poco usual en las construcciones actuales. Para esto se recopilaron piezas de excelente calidad durante casi 1 año de la zona del Valle del Cauca y Eje Cafetero Colombiano para después ser transformadas en enchapes que se ajustaran al diseño, esto con el propósito de recopilar algo de historia de donde nació la idea de diseño y construcción de esta motocicleta

“se recopilaron piezas de madera de excelente calidad durante casi 1 año de la zona del Valle del Cauca y Eje Cafetero Colombiano”

Estos detalles junto con el diseño y ensamble de iluminación fueron creados por Juan García, propietario de “Lady Blue”. Juan también realizó la restauración del motor y todos los elementos mecánicos.

Frente, iluminación y sistema eléctrico.

Todo el sistema eléctrico se tuvo que replantear, conservando los componentes originales de la motocicleta. Se construyó una un luz frontal “ojo de ángel” y sistema de iluminación para el cual se diseñaron en computadora soportes desde cero, se construyeron en máquina punzonadora

Lady Blue de Santana Choppers lado derecho

Chasis y tanque de gasolina.

Se recorta el chasis original, y se parte de los soportes al motor para partir con uno nuevo, haciendo todo esto artesanalmente. Para el tanque de gasolina se fabricó en dos partes que se unen internamente por un ducto flexible.

Parte posterior.

La fabricación de la cola de la moto se adhiere al chasis principal por 4 tornillos y a la suspensión original trasera de manera completamente nueva y desafiante. También se construyeron las platinas en acero inoxidable que van en la parte posterior del chasis, y también las elipses lateral derecha e izquierda, para proteger componentes y darle un aire a motocicleta de carreras antigua.

Para el portaplacas trasero se creó de cero por computadora y posteriormente en máquina punzonadora.

Ruedas y suspensión.

Se conservaron los rines originales japoneses Honda, al igual que las campanas (frenos) auténticas de la motocicleta original. Se mantiene suspensión original de la CM200T , tanto frontal como posterior.

 

Pintura y restauración de motor.

El trabajo de latoneria y pintura se realizó en la ciudad de Manizales Colombia. Toda la restauración mecánica se mantuvo con componentes Honda originales de la época de los años 80.

 

Después de 4 años de trabajo y dedicación “Lady Blue” luce espectacular mostrando su alma de Honda CM200T, hoy en día permanece expuesta en Bilröst Cervecería para que los amantes de las motos disfruten de esta obra de arte, uno de los últimos trabajos de Oscar Grajales.

 

Sigue leyendo

Custom Built Show 2020

Harley-Davidson Dyna 1340 “Cheetah” por Lucky Custom

Publicado

en

Harley-Davidson | Modelo: Dyna 1340 | Año: 1983

Dos extremos de la materia en uno, llevar una moto de estilo custom hacía el extremo de la velocidad y el estilo.
La custom muscle cruiser, “done the right way”

La Cheetah de Lucky Customs es una moto bastante audaz en su propuesta, porque además de la mezcla de estilos tan diferentes, con una mezcla de elementos atemporales, elementos viejos junto con elementos modernos y de alta tecnología, una moto que además es aparentemente, una de las primeras Harley Davidson turbo-cargadas de Argentina. Esta propuesta materializa un concepto que me gusta a mí, “motos cuyo funcionamiento está acorde a las expectativas que plantean visualmente”.

Las olvidadas y no tan populares Salt Racers

Esta moto que nos presenta un estilo que ya no es muy común, como lo es el de las Salt Racers, (micro-nota editorial 1, así es las cafe racers no están solas) y que tiene sus raíces en las carreras de las salinas de bonneville en Utah en los Estados Unidos (micro-nota editorial 2, la iconica Triumph Bonneville reina de las café-racers recibe su nombre por este lugar) lugar donde el legendario Burt Munro un Neozelandés de 68 años que rompió el record de los 300 kilómetros por hora en una motocicleta Indian que construyó en su cobertizo en 1967. Estas precursoras de las superbikes y de las dragbikes proponían un estilo en el cual la moto era completamente despojada de todas sus partes para dejar un chasis con una posición extremadamente aerodinámica, con el mínimo de partes para mantener el motor funcionando, un motor con el mayor desempeño posible (a veces hasta incluyendo dos motos trabajando en conjunto) para lograr una sola cosa la mayor velocidad en línea recta posible.


Cuando entramos en el pantanoso terreno del desempeño y los motores de alto rendimiento, tocamos algunos puntos dolorosos como por ejemplo considerar que: Para que el motor de una Harley Davidson produzca el caballaje que “debe” (sé que con este comentario no haré muchos amigos) producir un motor de esa capacidad, casi siempre debes realizar extensivas modificaciones o al menos se debe utilizar un kit que casi que duplica la cilindrada original.

 ♠  El as bajo la manga de la Cheetah

En términos de desempeño es donde la Cheetah tiene un verdadero as bajo la manga, Lucas Layum de Lucky Customs equipó un turbo-cargador proveniente de un Audi A3 a este motor 1450cc que fue modificado hasta a nivel estético donde hasta las aletas de refrigeración fueron reducidas. En este apartado de motor la Cheetah tiene una mezcla de tecnologías muy interesante, usar un turbo en un motor carburado, donde se deben controlar de manera analógica el balance entre los incrementos de presión de aire generada en la turbina junto con el aumento de combustible necesario para mantener la mezcla dentro del motor equilibrada.

Una moto que juega en los extremos

(Un breve despiece)

Lucky es un constructor que ya nos ha sorprendido peculiares combinaciones de piezas que hacen de sus fabricaciones verdaderas obras del Dr. Victor Frankenstein. La moto cuenta con unas enormes ruedas de 23 pulgadas que extremadamente raras, estás además están montadas muy adecuadamente con llantas Avon (Siempre legendarias en las carreras de antaño).

Para el conjunto lumínico la moto tiene un farro bastante contraintuitivo, donde vemos un  faro en forma de gota con un vidrio que se ve bastante antiguo, al estilo Ford Coupe 1937.  La moto además cuenta con un frente traído de una motocicleta antigua, que aún cuenta con el sistema de suspensión original con unos resortes que se ven bastante rígidos, pero que están acompañadas por un enorme freno de disco.


A final de cuentas clásica y básica

A pesar de la atrevida propuesta la Cheetah se mantiene clásica con una geometría básica donde predomina una línea que atraviesa la moto de lado a lado, como una columna vertebral. La moto está pintada con un color plano, que acompaña las curvas del pequeño tanque de gasolina al mejor estilo de una moto o un auto antiguo.  La silla, así como la sección de guardabarros fueron reducidos a su más mínima expresión. La posición de manejo es agresiva, con puntos de contacto minimalistas, pero de estilo moderno y sofisticado. El motor en V cuenta con refrigeración, pero esta se maneja con un pequeño radiador de aceite. Un trabajo muy limpio.

Nota Final

“Mundos estéticos, tecnológicos y funcionales contrarios, traídos de manera exitosa en una moto”

Para finalizar (la que ya se está haciendo tradicional) mi nota editorial. La Cheetah es una propuesta potente, tiene muy claras sus intenciones y más importante que eso, logra muy bien cumplir con las expectativas que propone. “Es un ejercicio estético que cumplo en lo práctico”. Esta moto mezcla exitosamente estilos que son un tanto contradictorios, además lo hace de una manera fluida y que casi que pasa desapercibida. Presenta una interpretación de un concepto un tanto olvidado (Las Salt-Racers), pero lo trae en una “presentación” que está a la altura de la modernidad. Mundos estéticos, tecnológicos y funcionales contrarios, traídos de manera exitosa en una moto.

Sigue leyendo

Tendencia

Custom Built Show © 2020 | Todos los derechos reservados.